Cuando el arte se funde con medios de transporte

Vehículos eléctricos como los patinetes, hoverboards, bicicletas, monociclos y demás, están ganando cada vez más adeptos. Muchos de ellos son personas jóvenes, y muchos de estos, a su vez, están relacionados con el arte urbano. Es por ello que no es raro encontrar en las calles vehículos de Tecnocio, por ejemplo, cuya estética tiene este estilo urbano. Por ejemplo, he visto hoverboards que parecen que tienen grafitis, súper bonitos, llenos de colores y atractivos dibujos. He visto otros que han sido pintados por sus dueños, esos que prefieren diseños más personas y por eso intervienen ellos mismos sus vehículos eléctricos.

Sin dudas, esto es arte, pues no es más que una obra de la plástica en un vehículo eléctrico, es como si este fuera el lienzo o las paredes donde se hacen grafitis. A mí me gustan mucho los patinetes y demás vehículos con colores y dibujos porque se salen de la media, de lo “normal”, y en el arte eso siempre se agradece. De hecho, algo es bien llamativo cuando es fuera de lo común, y eso es lo que provoca la admiración y el debate.